Saltar al contenido

¿Tu relación llegó a su fin? Compruébalo con estas 6 señales

relación

No importa si estás comenzando a hablar con alguien y parece que te va bien. Si estás apunto de emprender una relación, si estás pensando en tenerla. También si tienes una y piensas que te va muy mal.

En muchos casos el amor pareciera ser un producto de consumo rápido. Es decir, llega, lo utilizas y lo desechas. Quizá no sea tan fácil como tal pero si habla del mismo trama.

Sigue leyendo y conocerás 6 razones o actitudes comunes que se presentan cuando la relación llegó a su fin.

La confianza merma lentamente la relación

La confianza en la relación es el factor que permitirá desarrollar, vivir y forjarse como equipo. La coach Raquel Gargallo afirma que es de extrema dificultad restablecer la confianza una vez ya haya sido quebrantada.

Lo primero que viene la cabeza es que la pareja quebrantó su confianza al haber sido infiel alguno de los dos. Sim embargo la confianza puede ser quebrantada con desilusiones, desintereses, irresponsabilidades, entre otros.

¿Tienes un crush?: 5 señales que confirman que le gustas

Bien sea cierto que en las relaciones y en general sea complicado restaurar la confianza. No significa que sea imposible, el estudio de coach y psicólogo con respecto a las parejas afirma lo siguiente.

Recomponer la confianza que una vez se tuvo e incluso convertirla en un atributo más fuerte. Dependerá completamente de la realidad que vivan las personas.

Principalmente que sea similar el de ambos. Para que el intento de recuperar funcione, ambos tienen que querer hacerlo. De lo contrario los esfuerzos de uno solo serán en vano, en una relación la mayoría de los sacrificios se hacen juntos.

Ya no son una relación de cómplices

Con esto me refiero a la lejanía. Por más complicado que sea definir el comportamiento de todas las parejas. Sí que hay gestos que son generales para todas, al menos la gran mayoría.

Uno de los gestos que normalmente los perciben las personas ajenas a la relación es la complicidad entre ambos. Si esta después de un tiempo no se distingue o se ve completamente muerta, su relación está en peligro.

Incluso donde deciden sentarse, el modo en que se disponen en los sillones grandes. También qué tan cerca se sientan uno al otro. Si tienden a tocarse o a notarse durante toda su estadía en el lugar.

Es un aspecto de fácil percate que puede indicar que tu relación está llegando a su fin.

Mantienen la relación en una dinámica tóxica

Para muchas personas son muy normal las peleas. A ver, en cierta parte sí es cierto, las parejas tienden a tener discusiones por el mismo hecho de serlo.

Se supone que en la relación, partiendo de las discusiones, ambos aprenderán, reflexionarán y mejorarán. Esto tampoco indica que, mientras más peleas sucedan, más aprenderán y serán mejores.

El exceso de discusiones se conoce como dinámica tóxica y va más allá de que uno o ambos sean personas tóxicas. Más bien trata de la manera en la que conviven en un ambiente y que inevitablemente, por su trato, discuten.

La mayoría alegan que después de algún tratamiento, charla o incluso relaciones sexuales se arregla. Sin darse cuenta que todas las personas tienen un límite y constantemente van malgastando oportunidades para ir reparando su relación.

Abstinencia al cambio

Independientemente de si eres tú o tu pareja, la abstinencia al cambio puede significar que tu relación va muy mal. Principalmente hay que aclarar que abstenerse al cambio no es una forma de mantener quién eres y ya.

Según el psicólogo Zoraida Granados, todas las personas evolucionamos inconscientemente. Esto quiere decir que estamos cambiando constantemente sin darnos cuenta.

Algunos cambios son más dificultosos que otros y por ser así, nos negamos a aceptarlo. Probablemente ese cambio sea el progenitor de las discusiones y desacuerdos con en la pareja.

Quizás uno de los dos no quiera sacrificar su forma de ser o de trato por el otro. Si es así, pues simplemente no le interesa lo suficiente como para luchar por él. Si estás enamorado debes luchar por la relación, siempre y cuando no les haga daño.

Metas distintas

Es un hecho que en una pareja ambos tengan objetivos distintos para su vida. Realmente la gran mayoría tienen metas, propósitos o sueños desiguales por cumplir.

Me refiero a las parejas más unidas, aquellas que ya están compromiso o incluso ya están casados. Como adultos establecen un plan de vida, para llevar románticamente su relación.

EL problema se hace presente cuando estos planes se distancias y simplemente dejan de coincidir. Ligado principalmente a la comunicación, es cuando ambos se abstienen a compartir y se separan estando juntos.

No tener los mismos planes se convierte en algo aterrador para ambos o al menos para uno de ellos. Por ello es preferible ser sinceros y decir las cosas a tiempo.

En nuestra portal tendrás una optima experiencia de usuario, si continúas estas dando su autorizando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, <- entra para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies